Un grito mudo se via en su mirada,
Se hue ravyoso,desho su boz adorada.
El era un marido mas ke un amante,
Garnido de un korason de diamante.
Eya kulpante de kavzar este revolto,
Hue abandonada por su mal komporto.

Esta mujer en una asolada kaza
Se sentia komo bivir ariento de braza
Su oido en sus pasos kon dezespero
Se via su desolasyon en su espero.

Los ojos en la puerta medya entornada
Kon miradas tristes de verse kastigada
Los bezos se dekompozavan en su boka,
Deshando savor amarga ke la aloka.

Kada fin de dia,kuando eskuresia,
En el mundo kedo sola le paresia,
Keria tener su sol siempre asendido
El era su abrigo… techo de su nido.

Las soledades de las noches la matavan,
Sus alegrias de bivir se amatavan
En el silensyo de la noche.

En el silensyo de la noche
Kuando todo profundamente dormia
Ariento de akel sielo nuvlado via
Ke la luna kon su klaridad se eskondia
Komo un amor en l’alma ke disparesia.

Su deseo era de bivir komo antes
Retornar a akeas alegrias i kantes
Olvidando akel silensyo de las noches.