Mi prima Alegra i Joseph kresieron i bivieron en la mesma sivdad. Kuando en la segunda gerra mondial, los alemanes okuparon la Bulgaria, los jovenes djudyos bulgaros se arekojavan en los klubos de “Makabi” o “Betar” ande pasavan el tyempo kon sport, kultura, pintura i diskorsos. Alegra i Joseph lavoraron enjuntos en la publikazyon del journal, ke se akolgava a la pared. Alegra era kapache de eskrivir kuentos, i Joseph tuvo el talento de eskrivir poezias.

En 1948, la mas grande parte de los djudyos bulgaros vinieren a Israel, ma otros partieron a la Italia, Amerika, Espanya, i otros payizes. Alegra vino en Israel, Joseph partio para la Espania. Antes de la partensia, mi prima le aregalo a Joseph un tefteriko kon sus kuentos i el de su parte le dio un livriko,un rekojo de sus poezias.

Pasa tyempo, pasa punto. Joseph i mi prima se aresantaron en sus muevos payises, se kasaron, engrandisieron famiyas, ma non tuvieron mas kontakto.

Despues de anyos, mi prima se kedo bivda i antes de dos anyos troko de kaza, en un vezindado ermoso. Komo tuvo una kara de munchos amigos, se aserko kon la djente del vezindado, i mas partikular kon una famiya, ande estuvo syempre benvenida i kombidada.

De vez en kuando les meldava su kuentos i los vizinos muevos la enkorajavan. El vezino favorito tambien amintava ke tiene un tiyo ke bive en Barcelona, ke eskrive poezias.

Un dia, mi prima les anonsió, ke va partir a la Mar Muerta para partisipar a el sejen Kongreso Annual del Ladino en Israel. Alora sin darse de ententer, el vezino kombido a su tiyo de venir a vijitarlos en Haifa.

Al segundo dia del Kongreso, mi prima tuvo la okazyon de meldar uno de sus kuentos, en el forum de la shena libera. Tomando el mikrofon en la mano i avriendo un tefteriko, kon ojas amariyos, empeso a meldar unos de sus kuentos ke eskrivo en su mansevez.

A la djente les agrado, le aplaudieron i kerian oyir mas. Mi prima Alegra empeso a meldar…, i en este momento, un ombre aedado, tabietli, ke estuvo asentado en el sentro, se alevanto, aremediandose de su baston, se aserko de eya, le aranko el mikrofon de la mano, i kon una voz muy removiente i emosionada le demando:

“Son tuyos los kuentos ke agora meldates?”
– “Si” dicho mi prima, kon una chapeta sovre la kara. Se le korto el soplo.
“Tu nombre es Alegra?
“Si”disho, shasheada i en un apreto grande.

Supito, kayadez en la sala…

En este momento se etcharon los dos en los brazos, chupos i besos…. La djente del deredor mirandolos, estempereados, i aplaudando. Kreo ke vide mujeres ke no puederon detener sus lagrimas.

Apenas termino Alegra su kuento, Joseph la tomo de la mano i los dos salieron de la sala.

Tuvieron muncho de kontarse. El Kongreso del Ladino los aserko de muevo.

[acm-tag id="MediciNotas-InArticle"]